Apréndete

Todo lo que debes saber sobre la Fecundación In Vitro

Todo lo que debes saber sobre la fecundación in vitro - Apréndete

La Fecundación in Vitro (FIV) es una técnica de reproducción asistida en la que la unión del óvulo y el espermatozoide se origina en un laboratorio.

Los embriones obtenidos mediante este proceso se transfieren, con posterioridad, al útero materno.

Este procedimiento tiene lugar en un espacio que simula las condiciones del útero, lo que permite que se cultiven óvulos a través de la tecnología y de la monitorización.

Una vez que se han extraído los óvulos, entre dos y seis días después los embriones que han sido resultado de esta técnica se introducen en el útero de la madre.

Para la realización de la Fecundación in Vitro se puede utilizar el semen tanto de la pareja como de un donante.

Asimismo, los óvulos también pueden ser de una persona donante y, en ese caso, estaríamos ante un caso de recepción de óvulos.

La probabilidad de éxito de un ciclo de FIV depende principalmente de la edad, el origen de la esterilidad y el número y calidad de los embriones transferidos.

De forma general, el 60 % de los procesos que utilizan esta técnica terminan siendo casos favorables.

Además, en aquellos pacientes en los que lo han intentado cuatro veces, el éxito se sitúa en el 80 %. Cuando los óvulos proceden de donantes las probabilidades de éxito aumentan.

Tampoco te puedes perder el post de Apréndete sobre pruebas médicas para diagnosticar la infertilidad.

Todo lo que debes saber sobre la fecundación in vitro - Apréndete

¿Cuándo recurrir a la Fecundación in Vitro?

Gracias a la FIV se pueden estudiar los óvulos y los embriones. Esto puede permitir conocer la causa de la infertilidad y así elegir el tratamiento más adecuado y que sea posible el nacimiento de un bebé sano. Por ello, se aconseja recurrir a este procedimiento cuando:

  • Las trompas de Falopio se encuentran obstruidas.
  • Los óvulos que van a ser utilizados provienen de un donante.
  • Ante la necesidad de un Diagnóstico Genético Preimplantacional para estudiar al embrión con el fin de evitar la transmisión de enfermedades hereditarias.
  • Se han descubierto problemas en el semen y, por ello, es necesario seleccionar los espermatozoides que se van a introducir en el óvulo.
  • Mujeres mayores de 37 años o aquellas que cuentan con una reserva ovárica baja.
  • Mujeres que padecen de endometriosis moderada o severa.
  • Causas de infertilidad o esterilidad desconocidas.
  • Alteraciones inmunológicas que afectan a la capacidad de reproducción.
  • Puede ser la siguiente fase cuando la inseminación artificial no ha funcionado.

También te puede interesar el artículo publicado en Apréndete donde la doctora Victoria Verdú explica cómo influye la endometriosis en la fertilidad.

¿Qué pruebas hay que realizar antes de proceder a la FIV?

En primer lugar, los especialistas necesitarán conocer datos médicos de la paciente. Para ello, realizarán una revisión ginecológica, así como una analítica de sangre y hormonal y un control del semen, entre otras pruebas.

Cabe señalar, asimismo, que el proceso de Fecundación in Vitro consta de seis fases:

  1. Estimulación ovárica: consiste en un tratamiento para obtener más de un óvulo por ciclo. Dura entre ocho y diez días.
  2. Extracción de óvulos y obtención de los espermatozoides: los óvulos serán extraídos por el ginecólogo a través de la punción ovárica, la cual consiste en una pequeña intervención quirúrgica bajo anestesia local de unos 15 minutos de duración. En cuanto a los espermatozoides, si los utilizados van a ser los de la pareja será necesario que lleve una muestra de semen.
  3. Fecundación de los óvulos: los óvulos extraídos se ponen en contacto con los espermatozoides.
  4. El cultivo del embrión: periodo de entre dos y cinco días de duración. Los biólogos estudian la evolución de los embriones con el fin de elegir los mejores para la colocación en el útero.
  5. La transferencia de embriones: los embriones seleccionados son transferidos al útero mediante un catéter. Después de 30 minutos de reposo la paciente puede volver a casa.
  6. Vitrificación de embriones restantes: en el caso en el que se han conseguido un mayor número de embriones de los que se van a transferir, se conservan a temperaturas bajo cero para poder utilizarlos en los casos de futuros intentos.

Todo lo que debes saber sobre la fecundación in vitro - Apréndete

¿Qué tipos de riesgos se pueden dar?

Por una parte, un riesgo que se puede encontrar cuando se realiza la FIV es el embarazo múltiple.

A pesar de que hay parejas a las que les gustaría tener varios hijos, es necesario tener en cuenta que este tipo de embarazos pueden tener más complicaciones.

Sin embargo, cada vez son menos frecuentes estos casos. En lo que respecta a los trillizos, hay muy pocas probabilidades de que se produzca esta situación y, en cuanto a los gemelos, las probabilidades son del 23,3 %. Asimismo, la ley no permite la transferencia de más de tres embriones.

Por otro lado, el síndrome de hiperestimulación ovárica (SHO) es una respuesta anormal al tratamiento, pues aumenta el tamaño de los ovarios, produce alteraciones sanguíneas o acumulación de líquidos en el abdomen y el tórax. Los casos graves por FIV tan solo ocurren entre el 0,5 % y el 2 % de los pacientes.

Otro riesgo es el embarazo ectópico. Se produce cuando el embarazo se da fuera del útero, frecuentemente en las trompas de Falopio.

Las posibilidades de que se de este tipo de embarazo son muy bajas. Además, es una situación que se puede producir debido a la FIV o por embarazo natural.

En lo relativo a otro tipo de riesgos, en aquellas circunstancias en las que tiene lugar una leve intervención quirúrgica se pueden producir algunas hemorragias o infecciones.

No obstante, según la Sociedad Española de Fertilidad (SEF) tan solo el 0,3 % de los pacientes son ingresados en el hospital.

Todo lo que debes saber sobre la fecundación in vitro - Apréndete

Últimos avances en la FIV

La Microinyección Intracitoplasmática de Espermatozoides (ICSI) o la Inyección Intracitoplasmática de Espermatozoides Morfológicamente Seleccionados (IMSI o SuperICSI) son técnicas más sofisticadas que han ido un paso más allá de la Fecundación in Vitro.

La ICSI selecciona los espermatozoides uno a uno y se introducen en el citoplasma del óvulo. Se recomienda cuando es el varón quien tiene el problema de esterilidad.

La SuperICSI es una técnica reciente que puede estudiar los espermatozoides de una forma mucho más detallada y ampliada. Se indica utilizarla a los varones cuyos espermatozoides presentan defectos de forma.

Ahora que sabes cómo es y cómo funciona la Fecundación In Vitro, no olvides que a través de este blog también podrás descubrir cuáles son los principales beneficios de la vitrificación de óvulos.

Doctor Vicente Badajoz

Doctor Vicente Badajoz

El doctor Vicente Badajoz es director de Laboratorio en Ginefiv, una clínica de reproducción asistida con más de 30 años de experiencia en el sector y formada por expertos andrólogos, embriólogos y genetistas.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.