Apréndete

Piedras en el riñón: ¿cómo puedes prevenir su aparición?

Piedras en el riñón: ¿cómo puedes prevenir su aparición? - Apréndete

¿Has tenido piedras en el riñón en alguna ocasión y no quieres volver a padecer sus molestos y dolorosos síntomas?

En ese caso, será fundamental que conozcas y pongas en práctica algunos consejos que te ayuden a prevenir su aparición.

Y más aún si tienes en cuenta que, según un estudio publicado en la revista médica Mayo Clinic Proceedings, los casos de piedras en los riñones van en aumento tanto en hombres como en mujeres.

También te puede interesar nuestro artículo dedicado a los beneficios del polen de abeja.

¿Qué son las piedras en el riñón?

Las piedras en los riñones, a las que también se conoce como cálculos renales, se pueden definir como pedacitos de un material sólido similar al de una piedra.

La piedra en el riñón se forma cuando en la orina existen niveles altos de determinados minerales.

Acudir a la consulta de un médico resulta de vital importancia para poder tratar las piedras en el riñón y prevenir tanto el dolor como las infecciones de vejiga, entre otros síntomas y dolencias.

Pero, ¿es posible prevenir la aparición de piedras en el riñón? ¿Hay tratamientos que ayuden a acelerar su desaparición? ¿Qué tipos de piedras en el riñón existen?

Para conocer la respuesta a estas preguntas, en Apréndete hemos tenido el placer de contar con la ayuda y la colaboración del doctor Juan Pablo Caballero Romeu, especialista en Urología de Alicante y Elche y miembro de Top Doctors.

Si te animas a navegar a través de esta plataforma podrás acceder a un amplio cuadro médico y encontrar al profesional idóneo para ti en cuestión de minutos.

¿Cuáles son los síntomas de las piedras en el riñón?

Las piedras de riñón o litiasis pueden ser asintomáticas o muy dolorosas. Por regla general, el dolor es secundario a que la orina no puede salir del riñón.

Este se distiende, estimula nervios que transmiten dolor y provocan náuseas y vómitos. Algunas pacientes comentan, incluso, que el dolor es peor que en los partos.

El síntoma que más nos pone sobre aviso es la presencia de fiebre. En personas mayores o diabéticas las infecciones asociadas a cálculos urinarios pueden causar un cuadro potencialmente muy grave.

¿Qué tipos de piedras en el riñón existen?

Existen más de diez tipos de cálculos de riñón dependiendo de su composición. Los cálculos más frecuentes son los de oxalato cálcico.

Otros muy asociados a enfermedades como la obesidad o la hiperuricemia son los cálculos de ácido úrico.

Los cálculos más asociados a las infecciones urinarias son los de estruvita (o fosfato amónico magnésico) y, finalmente, tenemos los de fosfato cálcico o los secundarios a tratamientos farmacológicos.

Piedras en el riñón: ¿cómo puedes prevenir su aparición? - Apréndete

¿Cómo se diagnostican?

En pacientes asintomáticos el diagnóstico será casual al realizar una prueba radiológica por otro motivo, en una radiografía, una ecografía o un TAC.

En pacientes sintomáticos se hacen estas mismas exploraciones, a veces para ello es necesario emplear contrastes yodados para hacer una valoración adecuada de la anatomía de la vía urinaria.

Sin embargo, debemos ser conscientes de que a veces con una radiografía o una ecografía no podremos diagnosticar un cálculo.

Algunos cálculos pequeños, cálculos radiotransparentes o en pacientes obesos la radiografía no tendrá un rendimiento suficiente.

En el caso de la ecografía en ocasiones solo veremos signos indirectos como la dilatación del riñón, pero no siempre veremos el cálculo.

El TAC es la exploración más resolutiva en pacientes litiásicos, aunque debe ser empleada con moderación dado que emplea radiaciones ionizantes

¿Cómo se eliminan?

Los cálculos de pequeño tamaño podrán ser expulsados sin necesidad de un tratamiento quirúrgico.

En ocasiones, un tratamiento médico puede ayudar a facilitar la expulsión de los cálculos. Durante la expulsión los pacientes tomarán analgésicos.

Los antiinflamatorios son muy efectivos para tratar el dolor cólico, pero no conviene abusar porque pueden afectar a la función de los riñones.

Cuando no se expulsa el cálculo o se requiere un tratamiento quirúrgico existen diferentes opciones.

Una de ellas consiste en romper la piedra con ondas de choque, lo que antes se conocía como “la bañera”. Estas ondas fragmentan la piedra y los fragmentos son eliminados por la orina.

Otra alternativa es la fragmentación láser mediante ureteroscopia, consistente en introducir una cámara por la vía urinaria para llegar hasta el cálculo y extraer los fragmentos de mayor tamaño, sin cicatrices.

Los cálculos de riñón de mayor tamaño, generalmente los de más de dos centímetros, requerirán un tratamiento a través de una incisión de menos de un centímetro en la piel a nivel del flanco. Los casos más extremos pueden necesitar una cirugía por laparoscopia o por vía abierta.

¿Qué podemos hacer para prevenir la aparición de piedras en los riñones?

Para prevenir la aparición de piedras en los riñones lo mejor es llevar una vida sana. Una dieta variada y equilibrada, tener un peso adecuado, el ejercicio moderado y una ingesta suficiente de agua ayudan a prevenir los cálculos.

Asimismo, es conveniente conocer los antecedentes familiares, dado que existe un componente familiar significativo en esta enfermedad.

Es importante desterrar la idea de que las personas con cálculos no pueden tomar calcio, ya que los pacientes con cálculos de calcio deben tomar la cantidad de calcio recomendable para su edad. El ejercicio físico ayuda a que el calcio se fije en los huesos y no pase a la orina.

Piedras en el riñón: ¿cómo puedes prevenir su aparición? - Apréndete

Si vas a comenzar a practicar deporte puedes echar un vistazo a nuestro plan de ejercicios para empezar a nadar.

¿Existen factores de riesgo que puedan aumentar las probabilidades de padecer un cálculo renal?

Los factores de riesgo para padecer cálculos son la herencia genética, una dieta rica en proteínas y sal, una baja ingesta de líquido, episodios de deshidratación con el trabajo a altas temperaturas o el ejercicio intenso, las infecciones urinarias, malformaciones del tracto urinario, la hipertrofia benigna de próstata o la obesidad, entre otros.

Algunas enfermedades que producen malabsorción intestinal como la enfermedad de Crohn o la cirugía bariátrica, la inmovilidad o las neoplasias también pueden favorecer la aparición de litiasis.

Si quieres gozar de una excelente salud no te puedes marchar sin visitar nuestro post sobre consejos para tratar el colon irritable escrito por la doctora María Magdalena García Arredondo.

Doctor Juan Pablo Caballero Romeu, especialista en Urología

Doctor Juan Pablo Caballero Romeu, especialista en Urología

El doctor Juan Pablo Caballero Romeu es licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Elche y doctor en Medicina por la Universidad Miguel Hernández de Elche.

Además, realizó el M.I.R en la especialidad de Urología en el Hospital General Universitario de Alicante y destaca como experto en cálculos renales y patologías de próstata.

A día de hoy, trabaja como especialista en Urología en el Hospital Universitario del Vinalopó de Elche, en la Clínica Monumental en Alicante y en la Clínica Invitam en Elche.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.