Apréndete

¿Por qué envejece la piel?

¿Por qué envejece la piel? - Apréndete

Saber por qué envejece la piel nos puede ayudar a retrasar la aparición de arrugas, bolsas, ojeras y otros signos relacionados con el paso del tiempo.

El envejecimiento es un proceso natural donde participan tanto factores internos (intrínsecos) como externos (extrínsecos).

Cada día podemos encontrar más cosméticos antiedad que evitan el deterioro de la piel, pero ambos fenómenos conducen de manera progresiva al desgaste de la epidermis.

¿Por qué envejece la piel? - Apréndete

El envejecimiento intrínseco de la piel se produce de forma inevitable como consecuencia natural de los cambios fisiológicos a lo largo del tiempo a un ritmo que está determinado por la genética.

Esto significa que la velocidad a la que puede deteriorarse la piel puede variar de persona en persona, pero las consecuencias son inevitables.

La pérdida de colágeno y elastina o la capacidad de regeneración celular son algunos de los elementos internos que conducen al envejecimiento de la piel.

Los factores extrínsecos son, en diversos grados, controlables e incluyen la exposición a la luz solar, la contaminación, la nicotina, los movimientos musculares repetitivos como entrecerrar los ojos o fruncir el ceño y diversos componentes del estilo de vida, como la dieta, el alcohol, la posición para dormir y la salud en general.

La piel es un órgano sofisticado y dinámico que actúa como una barrera entre el organismo interno y el mundo exterior, pero tiene numerosas funciones que van mucho más allá de ese papel.

Y es que la piel ayuda en diferentes procesos como la regulación homeostática, la prevención de la pérdida percutánea de líquidos, electrolitos y proteínas, el mantenimiento de la temperatura, la percepción sensorial y la vigilancia inmunológica.

Los efectos de los factores de envejecimiento intrínsecos y extrínsecos a lo largo de la vida humana producen un deterioro de la barrera cutánea con una importante progresión asociada.

La piel envejecida es susceptible a la sequedad y la picazón generalizadas, infecciones cutáneas, trastornos autoinmunitarios, complicaciones vasculares y aumento del riesgo de cáncer de piel.

De hecho, la mayoría de las personas mayores de 65 años tienen al menos un trastorno de la piel y muchas presentan dos o más.

Variaciones anatómicas

Si te preguntas por qué envejece la piel será importante que tengas en cuenta que no toda la piel envejece al mismo ritmo.

Existen grandes diferencias en el grosor de la piel con respecto al sitio del cuerpo que van desde <0,5 milímetros en los párpados hasta más de 6 milímetros en las plantas de los pies.

Además, algunos estudios han visto que la reducción del grosor epidérmico varía en diferentes zonas.

Por ejemplo, la sien cuenta con un envejecimiento menor que el antebrazo, lo que sugiere que zonas más expuestas o con mayor actividad envejecen antes.

Asimismo, la composición de los lípidos también varía en diferentes partes de la piel, lo que también condiciona su deterioro.

La palma de las manos cuenta con una gran cantidad de lípidos y colesterol en comparación con los brazos, piernas, abdomen o rostro.

¿Por qué envejece la piel? - Apréndete

Influencia del estilo de vida

La piel también se ve afectada por las condiciones ambientales, como la temperatura y la humedad. Un aumento en la temperatura de la piel de siete u ocho grados duplica la pérdida de agua por vaporización.

Las bajas temperaturas endurecen la piel y disminuyen la pérdida de agua por evaporación, incluso con mucha humedad en el aire.

Algunos medicamentos también afectan a la piel y pueden inducir un aumento desmesurado de la descamación, irritación, enrojecimiento, sequedad

Sin embargo, los dos factores extrínsecos más importantes, que cobran un alto precio en la piel, son el tabaquismo y la exposición a la luz ultravioleta.

Efectos del tabaquismo y la nicotina

Fumar cigarrillos está fuertemente asociado con la elastosis (piel gruesa, amarilla y sin elasticidad) en ambos sexos y la telangiectasia (manchas rojas en la piel) en los hombres.

Fumar causa daños en la piel, principalmente al disminuir el flujo de sangre capilar a la piel, lo que, a su vez, crea privación de oxígeno y nutrientes en los tejidos cutáneos.

Se ha demostrado que quienes fuman tienen menos fibras de colágeno y elastina en la dermis, lo que provoca que la piel se vuelva flácida, endurecida y menos elástica.

El humo daña el colágeno y la elastina del tejido pulmonar y también puede hacerlo en la piel.

Además, la contracción de los vasos sanguíneos por la nicotina puede contribuir a la formación de arrugas.

Se ha demostrado que fumar es un factor determinante para la formación de arrugas prematuras, incluso cuando la edad, la exposición al sol y la pigmentación están controladas.

Exposición a la luz ultravioleta (fotoenvejecimiento)

El fotoenvejecimiento es un proceso normal que se produce a través de los daños que causan los rayos ultravioletas en la piel.

Se cree que explica la gran mayoría no solo de los efectos estéticos del envejecimiento de la piel, sino también de los problemas clínicos.

Durante los últimos años se ha popularizado una piel bronceada como saludable, lo que ha resultado en un aumento constante de las tasas de cáncer de piel y piel envejecida prematuramente.

Prácticamente todos los jóvenes occidentales caucásicos con prácticas recreativas normales tienen signos no visibles de daño en la piel cuando tienen 15 años.

Sin embargo, en pieles que por norma general no están expuestos al sol estos cambios empiezan a ser perceptibles a principios de los 30.

Los cambios en la piel no solo afectan a la formación de células cancerígenas, también a cambios visibles en el color, textura, lentigos, brillos, aspereza, arrugas, sequedad o pliegues, entre otros.

A pesar de que los factores internos sean difíciles de controlar, sí que es posible prevenir el envejecimiento prematuro de la piel que está asociado con los factores externos.

Un estilo de vida saludable y protegido de la luz solar puede ser transcendental para proteger la salud de la piel.

 

Bibliografía:

  • Bergfeld, W.F. The aging skin. Int. J. Fertil. Womens Med. 42, 57–66 (1997).
  • Monteiro-Riviere, N.A. Introduction to histological aspects of dermatotoxicology. Microsc. Res. Tech.. 37, 171 (1997).
  • Harvell, J.D. and Maibach, H.I. Percutaneous absorption and inflammation in aged skin: a review. J. Am. Acad. Dermatol. 194, 1015–1021 (1994).
  • Tierney, L., McPhee, S. and Papadakis, M., (eds). Current Medical Diagnosis and Treatment. McGraw Hill, New York (2000).
  • McCallion, R. and Li Wan Po, A. Dry and photo-aged skin: manifestations and management. J. Clin. Pharm. Ther. 18, 15–32 (1993).
  • Leow, Y.H. and Maibach, H.I. Cigarette smoking, cutaneous vasculature, and tissue oxygen. Clin. Dermatol. 16, 579–584 (1998).
  • Green, B.G. and Bluth, J. Measuring the chemosensory irritability of human skin. J. Toxicol. Cutan. Ocul. Toxicol. 14, 23–48 (1995).

Alaitz Anabitarte Uriz

Alaitz Anabitarte Uriz es licenciada en Periodismo y Comunicación Audiovisual y ha ido formándose en diferentes aspectos del ámbito digital, como son el SEO y la analítica web.

La cosmética siempre ha formado parte de sus inquietudes y, durante los últimos años, ha tenido la oportunidad de formarse en cosmética natural realizando diversos cursos.

En la actualidad, forma parte del equipo de Misohi Cosmética, una tienda on-line especializada en cosmética natural.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.