Apréndete

¿Es necesario preparar la piel para el verano?

¿Es necesario preparar la piel para el verano? - Apréndete

El verano es una estación que destaca debido al calor, la humedad y el sol que trae consigo. Puede ser tanto una bendición como una pesadilla para la piel.

Además, debido al uso continuo de las mascarillas, la piel puede encontrarse más sensible por lo que si no está acostumbrada al sol puede reaccionar negativamente cuando se encuentra con grandes cantidades en poco tiempo.

Es la estación donde más tiempo se pasa al aire libre, lo que expone la piel a los rayos UV dañinos y envejecedores.

¿Es necesario preparar la piel para el verano? - Apréndete

En este aspecto, preparar el cutis para el verano significa desintoxicarse y asegurarse de que la piel esté fortificada, nutrida y muy bien hidratada.

Una rutina sólida debe ser aplicable en todas las estaciones y todos los climas, pero el verano puede presentar desafíos específicos para el cutis, como hiperpigmentación y acné por lo que una ayuda extra nunca viene mal.

Aporta un extra de antioxidantes

La piel necesita estar hidratada durante todo el año para resistir las agresiones del frío en invierno y el sol del verano.

Se puede mantener la piel hidratada aplicando cremas humectantes tanto en el rostro como en el cuerpo, pero este ritual de belleza por sí solo no es suficiente.

La dieta, también debe proporcionar a la piel todo el agua y los antioxidantes que necesita para luchar contra la radiación solar.

Los antioxidantes pueden proteger la piel de las quemaduras solares actuando contra los radicales libres que producen los rayos ultravioletas.

En este aspecto, es importante destacar que las combinaciones de vitamina E y C previenen la oxidación de las células.

Esto es importante porque la oxidación es lo que daña las células. Se cree que el estrés oxidativo aumenta y agrava los efectos perjudiciales del envejecimiento, acelerando la creación de radicales libres conocidos por generar manchas de edad y arrugas.

También pueden debilitar el sistema inmunológico, lo que se cree que aumenta la probabilidad de desarrollar cáncer de piel.

Afortunadamente, los antioxidantes se encuentran en muchos alimentos que se pueden consumir todos los días.

Además de consumir antioxidantes con la alimentación, también es de gran ayuda aplicarlos sobre la piel para maximizar sus beneficios.

En este aspecto, el aceite de zanahoria o cremas enriquecidas con vitamina C pueden ser un gran aliado a lo largo de todo el verano.

La vitamina C ayuda a prevenir la hiperpigmentación, mejora la apariencia de las líneas finas y puede ayudar con la producción de colágeno.

Además de la vitamina C, los betacarotenos, también son imprescindibles para el bienestar de la piel.

El betacaroteno se convierte en vitamina A, un nutriente esencial. Tiene propiedades antioxidantes y antiinflamatorias que ayudan a proteger las células del daño solar.

Existen una multitud de antioxidantes que funcionan de manera diferente y brindan una protección variable contra el daño solar.

Por ejemplo, los carotenoides, que se encuentran en alimentos como los tomates o las zanahorias, permiten que la piel refleje los rayos UV.

Los flavanoles, que se encuentran en el té y los polifenoles, pueden ayudar a prevenir las quemaduras solares en un 20 %.

El carotenoide luteína se encuentra en la col rizada y las espinacas y protege la piel contra los rayos UVB.

¿Es necesario preparar la piel para el verano? - Apréndete

Exfolia tu cuerpo

Los exfoliantes corporales son esenciales para preparar la piel para el verano. Es importante exfoliar toda la piel muerta antes de exponerse al sol por primera vez para un bronceado radiante y uniforme.

Al utilizar un exfoliante suave al menos una vez a la semana, se puede eliminar la piel muerta y escamosa tanto de la cara como del cuerpo, previniendo las imperfecciones y la apariencia opaca.

La exfoliación semanal (no diaria) puede ser extremadamente beneficiosa para la apariencia y la textura de la piel, especialmente para ayudar con la renovación celular y eliminar la suciedad y los aceites que se puedan depositar en la superficie de la piel.

Sobre todo, las pieles grasas o con tendencia acneica necesitan ser exfoliadas con más regularidad en verano.

El sudor puede fomentar el crecimiento bacteriano en la piel lo que favorece los brotes en verano.

Desbloquear los poros con un exfoliante puede ser crucial para prevenir el crecimiento bacteriano y mantener la piel sana.

Evita la sensibilidad solar

La sensibilidad solar o fotosensibilidad hace referencia a la reacción que sufre la piel cuando se expone a los dañinos rayos ultravioleta como erupciones cutáneas, fiebre, inflamación, picor o fatiga entre otros.

Esta sensibilidad puede producirse a causa de algún producto que se ha utilizado sobre la piel o de forma natural.

A pesar de parecer un problema aislado, cada día son más las personas que al entrar en su edad adulta sufren de sensibilidad solar.

Lo importante para prevenir es utilizar protector solar a lo largo de todo el año y, sobre todo, durante el verano o cuando se viaja a lugares con más sol de lo habitual, preparar la piel para la exposición al menos un mes antes.

Los suplementos de betacarotenos pueden ayudar a la piel a contar con los nutrientes necesarios para combatir el estrés oxidativo y prevenir de este modo que la piel reaccione ante una exposición inusual.

Alaitz Anabitarte Uriz

Alaitz Anabitarte Uriz es licenciada en Periodismo y Comunicación Audiovisual y ha ido formándose en diferentes aspectos del ámbito digital, como son el SEO y la analítica web.

La cosmética siempre ha formado parte de sus inquietudes y, durante los últimos años, ha tenido la oportunidad de formarse en cosmética natural realizando diversos cursos.

En la actualidad, forma parte del equipo de Misohi Cosmética, una tienda on-line especializada en cosmética natural.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.