Apréndete

Cómo organizar una visita a Mont Saint Michel

Cómo organizar una visita a Mont Saint Michel - Apréndete

El Mont Saint Michel o Monte de San Miguel es el segundo lugar más visitado de toda Francia.

Cómo organizar una visita a Mont Saint Michel - Apréndete

Se estima que recibe unos tres millones de visitantes al año y en 1979 fue declarado Patrimonio Histórico de la Humanidad.

Según palabras del reconocidísimo dramaturgo Víctor Hugo, “El Mont Saint Michel representa para Francia lo que la Gran Pirámide para Egipto”.

¿Qué es el Mont Saint Michel?

Seguro que lo reconoceréis por las innumerables fotografías que circulan en la red o por la curiosa historia que marcó su edificación, aun así; ¿nos acompañáis a través de esta ruta por los fortificados muros de Mont Saint Michel?

Se trata de una preciosa isla rocosa ubicada en la región de Normandía, al norte de Francia. La construcción data de la Edad Media y su espectacular arquitectura y el mágico fenómeno de las mareas lo convierten en un lugar único en el mundo.

Si tenéis pensado visitar Francia tampoco os podéis perder nuestro post sobre los Castillos del Loira.

Cómo organizar una visita a Mont Saint Michel - Apréndete

La historia de Mont Saint Michel

En el siglo IV lo llamaban Monte Tumba (Mont Tumbe) y su historia se remonta a épocas de cultos druidas y tribus celtas, pero cuenta la leyenda que allá por el 708 d.C el arcángel San Miguel se apareció hasta tres veces en sueños al obispo de Avranches para pedirle que erigiera un santuario en su honor.

En 709 el obispo Aubert envió a emisarios al Monte Gargano en Italia para que trajeran las reliquias del Arcángel y así poner fin a la edificación de la abadía.

Cuando llegamos al pie del Monte nos encontramos ante tres puertas fortificadas: la Puerta del Antecuerpo, la Puerta del Bulevar y la Puerta del Rey.

Además, la abadía está protegida por varias torres defensivas y los muros de este monumento lograron defender a la isla de las ofensivas inglesas durante casi 30 años.

Asimismo, podemos afirmar que se convirtió en un lugar inexpugnable durante la guerra de los 100 años.

La abadía alberga diversos estilos arquitectónicos y se divide en dos partes: la zona abacial y la Maravilla (La mervelle).

¿Sabíais que este precioso monumento también tiene una parte tenebrosa? Al Mont Saint Michel se lo llegó a conocer durante la revolución francesa como “La bastilla del mar”, ya que fue suelo de guerra entre los bretones, ingleses y reyes de Francia durante gran parte de la historia.

También fue el lugar elegido para encerrar a multitud de presos que se opusieron a las ideas políticas de la época.

A los pies de la abadía encontramos un pequeño y pintoresco poblado con una calle principal y diversos callejones donde podemos pasar el día entre tiendas de souvenirs y panorámicas de postal.

En 1878, ante la creciente ola de turistas que azotaba la pequeña bahía, se inauguró un dique-carretera para facilitar el acceso, pero no fue hasta 2014 cuando se creó el puente pasarela que conocemos hoy en día.

No debemos olvidarnos de la imagen del Arcángel que da nombre a este monumento. Frente a la abadía nos encontramos una estatua de casi cuatro metros y 800 kilos en la que podemos ver como San Miguel somete al dragón del Apocalipsis. Esta escultura es de cobre dorado y fue restaurada en 2016.

Cómo organizar una visita a Mont Saint Michel - Apréndete

El maravilloso fenómeno de las mareas

Parece algo increíble, pero dependiendo de las mareas, el Mont Saint Michel se convierte en una isla.

Se trata de las mareas más extremas de Europa y es sin duda un fenómeno de la naturaleza digno de presenciar.

Esta manifestación transforma por completo el paisaje haciendo que solo sea posible acceder al monte a través del puente pasarela. ¡Cuando baja la marea la diferencia puede ser de hasta 15 metros!

La mala noticia es que esto no sucede todos los días, por lo que debemos tenerlo en cuenta a la hora de planificar nuestra visita.

En la web oficial del Gobierno de Normandía tenemos todos los detalles para no perdernos esta maravilla.

Si habéis pensado en aventuraos a través de las arenas movedizas cuando la marea se encuentra en su punto más bajo, debéis contar siempre con un guía profesional, ya que esto puede ser altamente peligroso al ocultarse pozos de gran profundidad en los que puedes hundirte por accidente.

Cómo llegar al Mont Saint Michel

Hay diversas opciones para llegar a esta fortaleza inexpugnable y entre ellas podemos destacar las siguientes:

  • Tren + autobús: saliendo de la estación de París-Montparnasse hacia Rennes o hacia Dol-de-Bretagne.
  • Vehículo: se trata de la mejor alternativa, ya que podéis dejar el coche en el aparcamiento habilitado y tomar el bus-lanzadera gratuito o bien dar un bonito paseo de 2,5 kilómetros hasta el pie de la colina. Además, gozaréis de la libertad de tener que ir sin horarios predeterminados.

Cómo organizar una visita a Mont Saint Michel - Apréndete

Aspectos a tener en cuenta a la hora de visitar el Mont Sant Michel

Si tienes pensado hacer una vista a Mont Saint Michel, toma nota de los siguientes aspectos a tener en cuenta:

  • Horarios: la abadía cierra tan solo tres días al año (1 de enero, 1 de mayo y 25 de diciembre) y el horario suele ser de 9:30 a 18:00 en temporada baja y de 9:00 a 19:00 en temporada alta, no obstante conviene estar atento a posibles cambios.
  • Precios: en esta página web podréis encontrar tarifas actualizadas tanto del estacionamiento como de la entrada a la abadía.
  • ¿Dónde alojarse?: en el interior de la abadía hay un reducido número de hoteles para los más privilegiados, que podrán disfrutar de esta maravilla en las horas con menos afluencia de turistas. Eso sí; los precios son bastante altos y la disponibilidad muy limitada. Aun así, merece la pena. Para los más aventureros, existen varios campings alrededor del Mont Sant Michel o un número mayor de hoteles en la zona cercana al aparcamiento.

También existe la opción de alojarse en regiones cercanas como Beauvoir o hacer noche en Rennes.

Otras actividades que se pueden realizar en los alrededores

Puedes aprovechar tu visita a Mont Saint Michel para realizar algunas de las actividades que enumeramos a continuación:

  • Disfrutar del tiempo libre: más allá de la zona amurallada, a tan solo dos kilómetros y medio, hay una zona destinada al turismo llamada “La Caserne” donde encontraremos el aparcamiento, centro de visitantes y diversos restaurantes y tiendas.
  • Comer una buena tortilla Saint Michel: Mére Poulard abrió en el año 1888 una posada para dar cobijo y alimento a los peregrinos que llegaban, así surgió esta famosísima elaboración. La tortilla del Mont Saint-Michel es una tortilla soufflé, por lo que para su receta los huevos se baten a punto de nieve en un recipiente de cobre y después se cocina en una chimenea de leña. Seguro que se os está haciendo la boca agua tan solo de leerlo.

¿Os animáis a hacer una visita a Mont Saint Michel y a conocer uno de los lugares más mágicos del mundo?

Si os encanta recorrer el planeta y visitar enclaves de ensueño, podéis combinar una visita a Mont Saint Michel con una ruta por los mejores bosques de España.

Dayana Simao

Dayana Simao

Dayana Simao es graduada en Periodismo y apasionada de la lectura y el arte. Tras mucho tiempo buscando una oportunidad en el mundo de la escritura, Apréndete le proporcionó la ocasión óptima para poder desarrollar sus habilidades.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.