Apréndete

Leches infantiles enriquecidas: ¿son saludables?

Leches infantiles enriquecidas: ¿son saludables? - Apréndete

El consumo de leches infantiles enriquecidas siempre ha representado un tema de interés para las madres que amamantan a sus pequeñines.

Todo mundo sabe que la leche materna es la mejor fuente de nutrición para los bebés por muchas razones.

Entre ellas, podemos destacar que cuenta con un perfecto perfil de macronutrientes que cubre todas las necesidades del bebé.

Leches infantiles enriquecidas: ¿son saludables? - Apréndete

Además, es fácil de digerir, es una fuente importante de energía y transmite la inmunidad de la madre al bebé.

Pero, si la leche materna es tan buena y nutritiva, ¿por qué debería fortificarse? Las conclusiones del ‘Estudio Nutricional en Población Infantil’, publicado en Nutrients, mostraron que los niños que consumen leche infantil enriquecida presentan mayores ingestas de calcio, vitamina D y magnesio.

Nutrientes esenciales para la prevención de problemas óseos en etapas futuras de la vida

El aporte de calcio en la dieta infantil es fundamental para el crecimiento de los huesos.

Este mineral también ayuda a que los nervios, los músculos y el corazón funcionen del modo correcto.

Sin embargo, un bajo nivel de calcio en los bebés incrementa las posibilidades de padecer osteoporosis e hipocalcemia.

Por su parte, los bebés necesitan suficientes cantidades de vitamina D para absorber el calcio y el fósforo.

La vitamina D contribuye a regular el metabolismo de la mayoría de los tejidos de su organismo.

Por el contrario, la falta de vitamina D incrementa el riesgo de padecer raquitismo, una enfermedad que produce malformaciones óseas, debilidad muscular, entre otros síntomas.

Leches infantiles enriquecidas: ¿son saludables? - Apréndete

Respecto al consumo de magnesio, es importante tener en cuenta que este mineral resulta beneficioso para que los huesos crezcan fuertes y sanos y para evitar que los músculos se contraigan.

De hecho, la baja concentración de magnesio en el cuerpo produce contracciones musculares involuntarias.

Por tanto “un aumento en la variedad y diversidad de la dieta, en el enriquecimiento y / o fortificación de alimentos o el refuerzo a través del consumo de leches enriquecidas infantiles podría ser una estrategia eficaz para superar algunas deficiencia que presenta la población infantil española”, recalca María José Soto, coordinadora científica de la Fundación Iberoamericana de Nutrición.

Por ejemplo, con el objetivo de prevenir el raquitismo (enfermedad caracterizada por la descalcificación y debilitamiento de los huesos), la Asociación Española de Pediatría recomienda la suplementación en estos grupos de riesgo.

Para los bebés amamantados menores de un año, se sugiere un suplemento de 400 UI/día de vitamina D.

Los bebés que toman leche de fórmula, por su parte, deberán recibir un suplemento de 400 UI/día de vitamina D hasta que consuman un litro diario de fórmula adaptada enriquecida con este nutriente.

Finalmente, los niños prematuros menores de un año de edad deben consumir cerca de 200 UI/Kg por día hasta un máximo de 400 UI/día.

Mayor ingesta de omega 3-DHA

El estudio también concluyó que los niños que consumen leches infantiles enriquecidas presentan una mayor ingesta de omega 3-DHA.

Este ácido graso es crucial para la formación y desarrollo del cerebro y la retina, la capa más interna del globo ocular.

Si quieres conocerlo mejor solo tienes que echar un vistazo a nuestro post dedicado a las propiedades del omega 3.

 

Foto de Bebé creado por valuavitaly – www.freepik.es

Foto de Personas creado por bearfotos – www.freepik.es

Equipo de Aprendete

Apréndete es un blog donde los lectores tienen la oportunidad de aprender cosas nuevas a diario sobre educación, ocio, viajes, gastronomía, animales, belleza, hogar y salud.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.