Apréndete
Conceptos erróneos comparando cigarrillos electrónicos con el cigarrillo tradicional - Apréndete

Conceptos erróneos comparando cigarrillos electrónicos con el cigarrillo tradicional


Al tratarse de un producto novedoso, es normal que en sus inicios aparezcan diversas concepciones erróneas sobre las diferencias entre los cigarrillos electrónicos y los cigarrillos de tabaco tradicionales.

Tras un tiempo en que la diferencia entre vapear y fumar ha ido quedando más clara, sobre todo por la creciente cantidad de personas que han realizado el cambio al vapeo; las confusiones se han centrado en los líquidos que acompañan al e-cig.

El e liquid que le aporta viabilidad y sabores cada vez más variados a la experiencia del vapeo es ahora quien protagoniza alguno de esos falsos conceptos que, de forma irremediable, suelen acompañar a cualquier novedad en el mercado.

Vamos a ver y a aclarar algunos de los más conocidos para que quien quiera decidirse a dar el paso al vapeo pueda hacerlo con total conocimiento.

¿Los sabores de cigarrillos electrónicos están dirigidos a jóvenes?

Comparando el uso de los cigarrillos electrónicos con el del tabaco estándar se ha empezado a realizar esta distinción, equivocada y también peligrosa.

Según este falso concepto los cigarrillos electrónicos estarían enfocados a los jóvenes y a los menores, mientras que el tabaco real les espera a los adultos.

Tanto los cigarrillos electrónicos como el tabaco son solamente para mayores de edad, hay que dejar esto claro. Por ley, los cigarrillos electrónicos son productos para adultos.

Muchos e-líquidos están hechos para tener un sabor dulce como frutas, postres y bebidas populares. Por lo tanto, no es sorprendente que los cigarrillos electrónicos sean más atractivos para los fumadores que la variedad de tabaco.

En realidad, dado que no hay combustión del papel o la hoja de tabaco, es muy difícil que los cigarrillos electrónicos imiten el sabor amargo de un cigarrillo.

Son muchos los fumadores que se han pasado al vapeo y se han alejado de los sabores “ciggie” para probar las variedades novedosas que esta modalidad ofrece.

En algunos casos, que van en aumento, cambian de sabor durante el día para adaptarse a su estado de ánimo.

Esto, aparentemente, es para evitar que las papilas gustativas se acostumbren a un sabor, de modo que cada cambio lo convierta en una experiencia “fresca” y con ello ayudar a evitar volver a los cigarrillos.

Para una gran proporción de personas, es una parte vital de la experiencia de los cigarrillos electrónicos y resulta efectiva para no regresar más a los cigarrillos tradicionales que no pueden ofrecer este tipo de variedades.

Tras probar estas variedades de condimentos si se vuelve a probar un cigarrillo normal, parecerá duro y horrible en comparación.

Por lo que en realidad el efecto de los sabores en el cigarrillo electrónico actúa como refuerzo de su ayuda a dejar el hábito del tabaco.

Antes de continuar leyendo recuerda que en Apréndete también te hablamos de los beneficios de dejar de fumar.

¿Los líquidos de los cigarrillos electrónicos también son peligrosos porque tienen anticongelante?

La mayoría de nosotros conocemos bien el estudio de la FDA de 2009 que encontró trazas (menos de un 1 %) de dietilenglicol, un ingrediente tóxico del anticongelante, en 1 de cada 18 cartuchos de solo dos marcas de cigarrillos electrónicos.

Ningún estudio desde entonces ha encontrado la sustancia química en cartuchos o líquidos, lo que indica que el dispositivo en cuestión puede haber estado contaminado.

Al contrario que el humo del cigarrillo tradicional, que contiene miles de sustancias químicas sin demasiado control, se sabe bien qué contienen los cigarrillos electrónicos.

Los cuatro ingredientes utilizados en la mayoría de los e-líquidos son propilenglicol, glicerina vegetal, saborizante y nicotina. El propilenglicol también es un componente del anticongelante, pero solo para hacerlo menos tóxico si se ingiere.

Ninguna prueba, incluida la realizada por la FDA, ha encontrado nunca algo parecido a una cantidad dañina de dietilenglicol en el líquido del cigarrillo electrónico.

La cantidad encontrada en un solo cartucho era tan insignificante que no se puede considerar relevante.

En primer lugar, la propia FDA señala que se trataba simplemente de un análisis preliminar y que, debido a la variabilidad entre productos, este análisis no debía utilizarse para sacar conclusiones sobre qué sustancias están o no presentes en determinados cigarrillos electrónicos o marcas de cigarrillos electrónicos.

Por supuesto, eso no ha impedido que quienes están en contra de los cigarrillos electrónicos citen este informe como evidencia de que puedan ser tan peligrosos como el tabaco tradicional.

¿Con los cigarrillos electrónicos tampoco se sabe lo que se está inhalando?

Conocemos los ingredientes que se utilizan en los líquidos de los cigarrillos electrónicos vendidos en condiciones controladas y reglamentadas.

Además, estudios recientes han analizado el contenido de vapor de los cigarrillos electrónicos y han encontrado compuestos orgánicos volátiles a niveles muy por debajo de los límites de seguridad para la exposición.

Los componentes de los cigarrillos electrónicos se comprenden al menos tan bien como los productos químicos que se generan al fumar, o incluso los gases del tráfico, si no más.

Fundamentalmente, los productos químicos producidos por los cigarrillos electrónicos son varios órdenes de magnitud menos tóxicos que el tabaquismo y el tráfico.

Conceptos erróneos comparando cigarrillos electrónicos con el cigarrillo tradicional - Apréndete

¿Los cigarrillos electrónicos contienen también nitrosaminas peligrosas?

Cuando se critica a los cigarrillos electrónicos por contener nitrosaminas se están malinterpretando los riesgos posibles. Se trata de cantidades casi indetectables, con las que la falta de riesgo es evidente. Esto realmente no es un problema.

La FDA solo encontró nitrosaminas en el líquido a un nivel máximo de 8.2 mil millonésimas de gramo, que está al mismo nivel que los que se encuentran en los inhaladores diversos de uso aprobado por las organizaciones sanitarias.

Son niveles 14,000 veces más bajos que los que se encuentran en los cigarrillos tradicionales. Incluso entonces, estas nitrosaminas solo se encontraban en el líquido, no en el vapor.

Cuando un laboratorio independiente observó el vapor del cigarrillo electrónico, solo encontró una nitrosamina no carcinogénica.

Más importante aún, las pruebas de la FDA no lograron encontrar ninguno de los otros 56 carcinógenos del tabaco tradicional en el líquido.

Todo esto sirve para poner en valor las comparaciones que pueden realizarse entre los cigarrillos electrónicos y los tradicionales, basándose en datos contrastables y referidos a productos obtenidos en sitios de confianza como Terpy.es, el distribuidor seguro número uno a nivel europeo, con rigurosos controles y ateniéndose a las recomendaciones de la Unión Europea al respecto de los cigarrillos electrónicos.

Si dejar el tabaco te provoca mucho estrés puedes controlar tu ansiedad recurriendo a actividades como, por ejemplo, la meditación trascendental.

Avatar

Sara Santoyo Salgado

Sara Santoyo Salgado, propietaria de Apréndete.

Soy licenciada en Periodismo y mi experiencia como redactora en diferentes empresas y medios de comunicación me animó a formarme en SEO y añadir Apréndete a nuestra red de blogs.

¿El objetivo? Poner a disposición de los lectores una amplia variedad de temáticas de interés.

Anímate a navegar por el blog y recuerda que puedes dejarnos todas tus sugerencias y opiniones en la sección de “Comentarios” de cada post. ¡Muchas gracias por estar ahí!

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.